Informaciones sobre el diagnóstico

Búsqueda de averías en el sistema de reciclaje de gases de escape en motores de gasolina y diesel (2)

Recomendaciones para la búsqueda de averías

¿Ralentí inestable? ¿Sacudidas al arrancar o durante la marcha? ¿Potencia deficiente? ¿Válvula EGR obstruida? ¿Código de avería P0102, P0103, P0401 o P0402 en la memoria de averías?
El problema podría ser del sistema EGR.
Mostramos posible causas y ayudas.

La causa más frecuente de las averías en el sistema EGR son las válvulas EGR adheridas o carbonizadas. Los gases de escape reciclados contienen también partículas de hollín además de los
contaminantes gaseosos sobre todo en los automóviles diesel.
El aceite en el aire de aspiración puede causar las carbonizaciones o las adhesiones contra las cuales la fuerza ejercida por la válvula dejará de funcionar en cualquier momento – la válvula EGR no podrá entonces abrirse o permanecerá abierta.
Las consecuencias: sacudidas, ralentí brusco o potencia deficiente.

Las causas que provocan que el aire de aspiración o de carga sea muy aceitoso pueden residir en averías dentro del sistema de purga del cárter del cigüeñal, en cojinetes desgastados, tubos de retorno obstruidos en el turbocompresor, retenes de válvulas o guías desgastados, uso de aceites motrices de mala calidad o nivel muy elevado de aceite en el motor.

El sistema de inyección puede fallar también debido a la presencia de cantidades inhabituales
de sedimentos. Ya se trate de válvulas EGR neumáticas o de un transductor electroneumático (EPW), la funcionalidad puede ser ensayada con facilidad empleando una bomba portátil de vacío.
Hay que averiaguar las causas que crían el hollín puesto que las válvulas EGR no pueden producirlo
ellas mismas.
La sal y la suciedad estropean el sensor de masas aéreas – o por lo menos hacen que los resultados
indicados de las mediciones sean erróneos, lo que a su vez repercute en las EGR. Las válvulas EGR pueden dañarse ocasionalmente por el calor aunque ellas estén concebidas para resistir altas temperaturas en el sistema de gases de escape. Las causas en este respecto pueden provenir
de un mando erróneo, una contrapresión demasiado elevada o una válvula de descarga
("wastegate valve") del turbocompresor que no se abra.
En estos casos posiblemente ha habido una manipulación ("tuning") para elevar la presión
de carga.

En el caso de las válvulas EGR neumáticas, la causa posible de las fallas puede hallarse en todo el sector del mando de vacío (bomba y tuberías de vacío, válvulas solenoides).

Las válvulas EGR eléctricas y las solenoides se activan la mayoría de las veces mediante un
sistema de diagnóstico con elemento regulador efectuado por el sistema comprobador del
motor.

La conexión de una válvula que funciona produce un ruido que se puede escuchar levemente
cuando el motor está parado. Si se monta una nueva EGR después de haber
reparado una avería y el automóvil sigue comportándose como si la válvula no hubiera sido
cambiada, el instrumento tendrá que volver a "aprender" los datos del mapa necesarios para
el funcionamiento.
Este aprendizaje se efectúa haciendo una prueba prolongada de rodaje o a través de un punto especial del programa del comprobador del motor, p.ej. en "Ajustes básicos".

¡No es recomendable limpiar los componentes EGR!

Si un componente está efectivamente dañado, limpiarlo no solucionará el problema.
Si los componentes que funcionan bien son tratados de dicha manera pueden dañarse al limpiarlos.
Un componente defectuoso debe ser cambiado siempre y sustituido por uno nuevo.

Aquí podrá encontrar informaciones adicionales sobre la búsqueda de averías en la recirculación de los gases de escape a través de reclamaciones, las posibles causas y ayudas.

Descargas

Esto también le podría interesar