Informaciones sobre el diagnóstico

Daños en cojinetes de fricción: Corrosión

¿Está el dorso del cojinete de fricción rugoso o presenta rayas? ¿Se trata de corrosión por fricción? ¿Se reconoce una corrosión química en el cojinete de fricción solo por la superficie de deslizamiento rugosa y porosa o hay otras señales de ello? Cuando se presenta uno de estos dos daños en el cojinete, ¿deben sustituirse el semicojinete y el asiento del cojinete? Aquí puede leer todo lo relativo a este tema.

Corrosión por fricción/herrumbe de contacto

Descripción

  • Superficie rayada del dorso del cojinete o en la zona del plano de separación
  • Huellas rugosas y mate

Semicojinete de bancada inferior,
material compuesto de acero-aluminio

También pueden ser visibles los indicios de movimientos del semicojinete en forma de corrosión por fricción en la zona del plano de separación. La superficie del material ha cambiado considerablemente.

Semicojinetes de bancada superiores,
material compuesto de acero-aluminio

Pueden identificarse huellas claras de corrosión por fricción, en parte, con zonas de material arrancado (Fig. izquierda ).

Aquí es posible reconocer las características inequívocas de una corrosión por fricción superficial: con zonas de material arrancado y la superficie rayada (Fig. derecho).

Dictamen

Si el semicojinete no se aloja correctamente en el asiento de cojinete, puede producirse corrosión por fricción debido a los movimiento relativos generados (micromovimientos de deslizamiento). El calor por fricción generado por el movimiento del cojinete no puede disiparse mediante lubricante como en el interior del cojinete, sino que provoca sobrecalentamientos localizados del dorsal de acero. Estos sobrecalentamientos provocan fusiones y la superficie rayada típica de este fenómeno. Se producen transferencias de material entre el dorso del cojinete y el orificio. El medio ambiental puede penetrar en las superficies ya rugosas y activadas químicamente acelerando la corrosión. La corrosión por fricción reduce la resistencia a la fatiga del material, ya que favorece la formación de microgrietas. Pueden producirse daños por fatiga y, como consecuencia, grietas o roturas por fatiga.

Posibles causas

  • Tensión previa insuficiente debido a un orificio básico demasiado grande o un semicojinete demasiado pequeño
  • Saliente del semicojinete insuficiente: el saliente del semicojinete garantiza el asiento fijo por medio de un ajuste por interferencia suficiente
  • Deformación del cárter: en los cárteres de aluminio del motor, la caja y el semicojinete pueden deformarse de forma diferente en caso de un aumento extremo de la temperatura, con lo cual, dado el caso, el asiento fijo del cojinete ya no es suficiente
  • Cigüeñal doblado: si el cigüeñal se dobla, deja tras de sí un diagrama de contacto especial sobre la superficie de deslizamiento
  • Apriete de tornillos insuficiente
  • Vibraciones del cárter o del cigüeñal que provocan micromovimientos (las acumulaciones, así como los puntos huecos, también pueden dar lugar a vibraciones)

Ayuda

Si se detectan indicios de herrumbre de contacto, debe sustituirse el cojinete, ya que su resistencia a la fatiga ya puede haberse reducido.

  • El taladro de alojamiento y el diámetro exterior del semicojinete deben encontrarse en el margen de tolerancia, de manera que se respete la holgura de cojinetes prescrita
  • Saliente: para generar el ajuste por interferencia deseado para el asiento fijo, el semicojinete debe contar con un saliente suficiente
  • Comprobar si el taladro de alojamiento y el cárter presentan posibles deformaciones
  • Equilibrar el cigüeñal durante el montaje y comprobar el esfuerzo del árbol
  • Realizar el apriete de tornillos con los pares y el orden de apriete especificados por el fabricante
  • Comprobar si, durante el funcionamiento, se producen vibraciones en el motor

Corrosión química

Descripción

  • Decoloraciones de la superficie del material, casi siempre, en la zona de carga principal
  • Superficie de deslizamiento rugosa y porosa

Semicojinete de bancada inferior,
material compuesto de acero-aluminio

Pueden verse sedimentos de productos de corrosión en la superficie de deslizamiento del cojinete, especialmente marcados en el centro. El sedimento aparece con la formación de manchas. Puede detectarse la rugosidad de la superficie de deslizamiento del cojinete en la zona corroída con un análisis microscópico.

 

Dictamen

Las corrosiones químicas se originan por las reacciones entre el semicojinete y el aceite de motor. Desencadenantes de la reacción química son los aditivos agresivos del aceite o la contaminación del mismo durante el funcionamiento. La acción química merma la resistencia a la fatiga del material, de manera que los daños por fatiga se aceleran incluso con la mínima carga.

Posibles causas

  • Desgaste, cavitación y erosión pueden favorecer la corrosión, ya que atacan la superficie del material y la activan químicamente
  • Formación de ácidos y sales metálicas como consecuencia del envejecimiento del aceite Aditivos de aceite no permitidos y agresivos
  • Productos agresivos procedentes de la corrosión (azufre, sulfuro de hidrógeno)
  • Contaminación del aceite con agua o productos anticongelantes
  • Las altas temperaturas de servicio aceleran los procesos químicos como el envejecimiento del aceite

Ayuda

Los cojinetes corroídos deben sustituirse.

  • Realizar el cambio de aceite siguiendo siempre la prescripción del fabricante
  • Utilizar únicamente aceites de calidad que no contengan aditivos agresivos
  • Refrigerar suficientemente el motor

Esto también le podría interesar