Los vehículos modernos no pueden renunciar a los sensores de temperatura de los gases de escape. Controlan el flujo caliente de gases de escape y protegen los componentes frente al sobrecalentamiento.

 

CARACTERÍSTICAS

  • margen de temperatura: –40 a +1.000 °C
  • gran precisión
  • tiempo de reacción breve gracias a la resistencia de platino de capa fina
  • elevada durabilidad
  • carcasa de acero inoxidable
  • fuerte frente a los esfuerzos mecánicos, térmicos y químicos

APLICACIONES TÍPICAS SON:

  • protección de componentes sensibles a la temperatura, p. ej., el turbocargador y todo tipo de catalizadores (catalizador de 3 vías, catalizador-acumulador de NOx, catalizador SCR o catalizador de oxidación diésel)
  • supervisión del proceso de combustión libre (regeneración) del filtro de partículas diésel
  • control del margen óptimo de temperatura de los catalizadores
  • medición de la temperatura de gases de escape EGR dentro del diagnóstico de a bordo (OBD)